viernes, 1 de agosto de 2008

SER FIEL A LOS PRINCIPIOS

Es una alegría poder escribir desde la plaza de Pescueza, se nota que en estos días el Pueblo se llenará de gente. Estamos estranando plaza, nuevas redes de agua y entrada al pueblo.
Después de unos días sin compartir reflexión, en la tarde de hoy quiero reflexionar sobre aquellas veces que no somos coherentes con nuestros principios. Especialmente en la lucha contra las injusticias, se que no es fácil poder vivir al cien por cien con coherencia, pero lo que no podemos hacer, es aplicarnos nuestros principios solo cuando nos conviene y nos interesa.
Como militante de un partido político (PSOE), creo que debemos ser los primeros en aplicarnos cada día esa tabla de mandamientos que debe identificarnos.
Uno de ellos es ser una persona demócrata, y esa democracia debemos hacer lo posible por vivirla cada día en todos los ambientes de nuestra vida, dentro del partido, en tu ayuntamiento, en tu asociación, es decir, no solo de cara a la galería. Vivir esa democrácia día a día siendo coherentes y sin manipularla es la que verdaderamente nos identifica y nos hacer persona fieles a nuestros principios.
Un Saludo

4 comentarios:

Satine dijo...

Querido Vicente:

Efectivamente la coherencia, a la que haces alusión, en muchos casos nos abruma conocer que en muchos casos es inexistente.
Me alegra que todavía en el mundo de la política existan personas con esa coherencia, que rige sus comportamientos, y revela su camino.

Saludos

Ruralita dijo...

Coherencia, coherencia y coherencia. Esa palabra sea posiblemente la que más puede definir a las personas, a sus relaciones con las demás y en definitiva a ser o no ser como se suele decir "buena gente". Cuando uno mantene la coherencia en todos los ámbitos de su vida (personal, profesional, político...)es señal de que su inteligencia funciona bien o al menos de manera ordenada. Eso, hoy día es muy valorado por la gente, especialmente en la clase política, a la cual siempre están evaluando, entre otras cosas, porque así lo establece la democracia.

Hay personas que hoy dicen so y mañana arre, en función de intereses ocultos o manifiestamente descarados. Eso en una sociedad de valores, no tiene mucho porvenir, al menos no con la consistencia suficiente para perdurar en el tiempo.

Te deseo mucha suerte en tus responsabilidades y que siempre, seas coherente con tus decisiones. Eso, no es fácil, y de ahí el mérito o quizá el esfuerzo.

Un abrazo.

Paco Centeno dijo...

Hola José Vicente,
Tu entrada me gusta mucho. La coherencia, ese valor (podemos llamarlo valor) que escasea y que cuesta aplicar, sobre todo de manera interna en los partidos políticos, es uno de los referentes más importantes para los ciudadanos, que exigen su aplicación a todos los políticos. Espero que tus responsabilidades puedas aplicarla sin conflictos.
Un abrazo

Paco Martín dijo...

OPINO
Es que amigo te lo iba a poner, pero mejor te lo digo. Seguro que el sábado será otro dia para enmarcar. Sabes que soy de los sueños, de Plasencia, y el hijo inadoptivo de Pescueza.
Esa Plaza tiene buena pinta, como es tan grande tenias que plantearte pedir que te trasvasen el circuito de Monte-Carlo. No veas la que armaría Alonso Fernando por allí circulando. Acabaria por rematar a los vecinos que están de enfrente de la pendiente.
Es lo de menos pero no solo le llega algo a "eso", que no se poner calificativo llamado Lara, hay propina para alguna mas vecina. El teatro de por la noche tiene buenas expectativas, no actúa Osinaga pero tampoco se paga.
Puedo adelantar en línea discontinua, pero ojála tuviese la llave de colarme el viernes para llegar a la jornada sabatina. Te tengo ganas, te echo de menos, los sms no son suficientes, ir a Mérida no nos saciará, quiero tenerte conmigo amigo.
Hablas de principios, en la amistad tambien se tienen. Puedes hacerlos nobles, puedes ser por intereses, pero los quedan puros. Me despido dandóte algo, ya sabes que soy amigo de las versiones originales, bueno o casi al menos...
"Puedes ir a muchos sitios alguna vez, muchas veces a algunos sitios, pero no puedes huir siempre de todos los lugares,...; ni estar nunca en ningún sitio".
Atte-Paco Martín el soñador de guardia.