domingo, 13 de julio de 2008

LA INSOLIDARIDAD ENTRE LOS PUEBLOS

Para trabajar por el progreso de una comarca, un territorio, uno de los principios que tenemos que tener presente es el de SOLIDARIDAD, el sentirnos todos al mismo nivel.
Jamás podremos levantar una zona, un territorio, si yo me siento más que el otro, si empiezo a sentirme autosuficiente, si la prepotencia y el orgullo están en nuestra escala de valores como los primeros.
Amigos y amigas, escribo desde la reflexión de vivencias que me suceden, desde la posturas que se toman los que tienes a tu alrededor. Solo quiero reflexionar y animaros a que reflexionemos todos sobre estas posturas, sobre como poder luchar contra ellas, sobre como poder cambiarlas.
Todos, somos necesarios para poder transformar nuestras comarcas, y partiendo de que el nivel con el cual nos miramos unos a otros, siempre debe ser el mismo.
Un saludo

3 comentarios:

Felipe dijo...

Tienes toda la razón del mundo. Especialmente en las zonas rurales, este principio de solidaridad y de cooperación, se hace más necesario, porque de nada sirven los localismos, está más que demostrado. El único camino para seguir adelante es la cooperación.

Ante un mundo globalizado, que cada vez más exige de un posicionamiento fuerte en muchos ámbitos, a pequeña escala solo cabe darse la mano y remar todos en la misma dirección.

Saludos desde Las Villuercas.

Andres de Pescueza dijo...

Querido José Vicente de estas INSOLIDARIDADES te vas a encontrar muchas. Ten paciencia y persevera. Luchemos los que estemos dispuestos, contra la prepotencia del pobrecito ignorante denunciándola y anteponiendo razones. Sé que estabas un poco tostadillo por lo que te ha anunciado esa persona, cuyo nombre no voy a dar de momento. Hay muchos "compañeritos" de esa calaña, que medran, practican las artes más indeseables con tal de estar en el "poder establecido", casi siempre sin mérito alguno. Yo siempre estaré en contra de esas personas porque afean lo que muchos compañeritos y compañeritas sin comillas haceis y hacemos por la causa.

Si a las redes de personas sencillas, humildes, trabajadoras y defensoras de las ideas claras. Si a esa plaga de buena gente como Felipe y otros blogueros similares.

Y si al mundo rural. Algún día tendrán que reconocer que gracias a los pueblos y a las cosas pequeñas que en ellos sucede podemos vivir en paz y con calidad, incluidos estos rajamantas teledirigidos que salen cuando su amos los ponen al público.

P.D.: Perdón por la acritud, pero es que yo también estoy cabreado por lo de la insolidaridad.

Satine dijo...

coincido completamente contigo, y como te comenté ayer, tenemos que olvidarnos de lo que hace el vecino, y dejar las envidias, e intentar mirar por avanzar por lo nuestro, y para lo nuestro...besitos