miércoles, 1 de octubre de 2008

LA GOBERNABILIDAD.

Hoy más que nunca necesitamos ejercer la Gobernabilidad. Es ese ejercicio que nos compete a todos los que formamos una comunidad.Ejercer la Gobernabilidad es poner en práctica nuestra responsabilidad como ciudadanos/as.En un Político, es tener esa capacidad de escuchar, es tener una actitud empática con el pueblo, de atender sus demandas, de ejercer su responsabilidad con justicia y equidad, siendo sinceros y transparentes.En los técnicos y responsables de las administraciones, se piden que sean coherentes con el ejercicio de sus funciones, ayudando a construir desde la posición que cada uno tiene, ejerciendo con responsabilidad la función que desempeñan.En un ciudadano, es ser responsables de todos sus deberes, tener actitud de dialogar y de ayudar a construir el pueblo, la región o la nación, es ser capaz de ser críticos y muy responsables con todo aquello que exige y demanda.Hoy más que nunca, necesitamos de esta Gobernabilidad, de la capacidad de empatía de los dirigentes políticos y de la gran responsabilidad que tienen los ciudadanos. Tejer una gran red entre unos y otros (políticos, técnicos, ciudadanos...) nos ayudará a poder luchar por, nuestra comunidad y esta luchar poder trasladarla a otros territorios.

5 comentarios:

SEMA dijo...

Perfecto, muy bien todo lo que dices, me quedo con el párrafo “En un Político, es tener esa capacidad de escuchar, de atender sus demandas, de ejercer su responsabilidad con justicia y equidad, siendo sinceros y transparentes.” Este párrafo (quitando lo de actitud empática con el pueblo) vale un Potosí, mejor dicho imposible.
El problema radica en que entre lo dicho y lo que se hace, nos dice el refranero, tenemos un gran trecho. Por eso yo, desde hace ya muchos años, no valoro a un político por lo que dice sino por lo que hace; decirlo es fácil hacerlo es más difícil. En un mañana, cuando seamos muchos los que sepamos que lo importante son los hechos de los políticos y no lo que dicen, seguro que la clase política será mejor que la que tenemos, personajes como Doña Esperanza, pongo por ejemplo, no existirán.
Te quito lo de actitud empática con el pueblo, primero porque la palabra empatica no está en el diccionario de la RAE y segundo porque nos dice el mismo diccionario que empatía.1. f. Identificación mental y afectiva de un sujeto con el estado de ánimo de otro. Es decir no puede haber empatía de un político con el pueblo.
Como siempre, todo lo dicho es mi verdad, no la verdad.
Saludos cordiales. Sema

Amigo de la Dialéctica dijo...

Hola amigo Vicente:

Buen post. Gobernabilidad, empatía, cercanía al ciudadano. Estas son las claves de una buena política.

Un abrazote amigo.

juanjo dijo...

Me parece que no es tan complicado lo de la gobernabilidad, se ejerce por los gobernantes y siempre ha habído dos tipos(indistintamente de la raza,color o partido político que procesan):
Uno , el responsable, el que mira por el pueblo, el que sabe escuchar, el que busca el bienestar de todos...
El otro, el corrupto, el tripero, el que sólo mira para sus intereses...
Bueno hay otro que es el pasota, el que no hace nada, el que mira para otro lado...(este es el peor, porque no tiene inteligencia ni para beneficiarse él mismo).
MI REFLEXIÓN: DEBEMO APRENDER A ELEGIR A NUESTRO GOBERNANTES.
Un Saludo.

El Farolero.

Paco Centeno dijo...

Hola José Vicente,
Yo añadiría que los políticos aplicaran el sentido común. Es tan escaso que deberías expenderlo en los estancos, y así y todo veríamos.
Un saludo

Paco Martín dijo...

OPINO
Yo añadiria a mi amigo "24 folios" Paco Centeno y... "el común de los sentidos". Otra cosa es que muchos escondan su ambición, y avaricia poniendo el bien común. Hay creo que desentrañar la verdad y la mentira en este mundo "fariseico" de la politica. Su imagen de cara al ciudadano está totalmente devaluada, hay una desconfianza, y una distancia de dos realidades que debian estar unidas. La vocación de servicio de la politica es algo a estar alturas una quimera. La máxima del embaucador Ministro de Propaganda del III Reich, aquella de que una mentira varias veces se convierte en una verdad. No es solo patrimonio de aquel momento nefasto historico, es una realidad. De todos modos y no porque sean amigos, tanto Jose Vicente como Guillermo son los ultimos de una generación de politicos que se extingue. La desaparación de los dinosaurios no fue tan letal como para extinguir la vida en la tierra defintivamente. Debemos crear el clima y es nuestra responsabilidad de que nazcan gentes como ellos, con conciencia, y pateando las calles de sus districtos electorales. Es aunque lo diga yo no es un sueño, es una obligación de la mayoría, que aunque hemos peridido cosas, y personas por el camino sera nuestro legado. Un saludo de Paco Martín el soñador de guardia.